Decidir y controlar a qué investigadores se les financia con 1 euro al día en Castilla y León, costará casi un millón de euros a los castellanoleoneses

En la Orden de 20 de noviembre de 2017, de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, se convocaron subvenciones destinadas al apoyo de los grupos de investigación reconocidos (GIR) de universidades públicas de Castilla y León a iniciar en el 2018. La información sobre esta convocatoria ha sido ampliamente difundida en las universidades y a través de los medios de comunicación. No recuerdo ninguna otra convocatoria en la que me haya llegado la información por tantas vías y de forma tan claramente explicada. Esta difusión informativa producirá posiblemente en la ciudadanía una imagen positiva en relación al apoyo de la Junta de Castilla y León a la investigación. Sin embargo, cuando se hacen los números de lo que representa esta subvención las conclusiones pueden ser algo más decepcionantes.

La convocatoria destinará 400.000 euros al año para dotar con 4000 euros al año a los 100 grupos de investigación que presenten mejores propuestas. Entre las cuatro universidades  públicas de Castilla y León hay aproximadamente 500 grupos de investigación reconocidos (GIR). Por lo tanto, esta subvención llegará aproximadamente a la quinta parte de los grupos de investigación reconocidos, aunque se espera que la mayoría lo soliciten. El número de investigadores de cada grupo es muy variable, desde un mínimo de 3 hasta más de 20. Supongamos un número medio  de 12 investigadores por grupo. Eso significa que los 4000 euros que recibirá cada grupo al año se repartirán entre los gastos que puedan tener unos 12 investigadores. Esto nos daría unos 334 euros por investigador, que distribuido entre todo el año, daría para un gasto inferior al euro diario por cada investigador agraciado con esta subvención.

Pero para asignar, y después controlar, este euro diario al 20 % de investigadores agraciados, el proceso de divulgación, selección y supervisión tendrá un coste. La preparación de la convocatoria en la Consejería de Educación, la supervisión de la misma por los servicios jurídicos y de Hacienda, la difusión a través de los diferentes medios (web, papel, BOCYL, prensa, universidades, etc.) habrá ocupado el tiempo de varios funcionarios, cuyo coste horario puede oscilar entre los 12 y los 36 euros. Posteriormente otros funcionarios tendrán que gestionar el proceso de evaluación y selección con las garantías necesarias y en los años siguientes el control de la ejecución de los proyectos y la gestión de los gastos. Así mismo, en cada una de las universidades púbicas,  habrá personal de los servicios de investigación y de contabilidad dedicando su tiempo a la parte del proceso que les compete: difusión, supervisión, control de gasto, etc. Es difícil estimar el número de horas de todo el personal de las administraciones involucrado en este proceso a lo largo de los tres años. Sin embargo, teniendo en cuenta el número de proyectos, que se involucra a diferentes servicios universitarios en las cuatro universidades y durante 3 años, además del propio personal de la Junta de Castilla y León, una primera estimación de costes podría superar los 540.000 euros de coste de personal de gestión y administración. A ello habría que añadir el coste de preparación de las propuestas por parte de los GIR. Si fuesen 400 GIR, de los aproximadamente 500 existentes, los que solicitasen la subvención, y considerando unas 30 horas en total para la preparación de cada propuesta de proyecto, los investigadores de Castilla y León necesitaríamos unas 12.000 horas para preparar las 400 propuestas. Con un coste horario medio de aproximadamente 24 euros la hora, ello supondría unos 290.000 euros. Durante los años siguientes, los coordinadores de los GIR agraciados tendrán que dedicar no menos de 20 horas al año a tareas exclusivamente de gestión de los gastos, lo que supondrá, al menos, otros 144.000 euros de coste. Resultaría más difícil aun estimar  gastos de  fungible o energía eléctrica asociados a la gestión, por lo que no los incluiré en esta valoración. Aunque evidentemente esta estimación de costes ha sido muy genérica, las cifras pueden resultar al menos orientativas. Según estos cálculos estimativos, decidir  a qué 20% de los investigadores de Castilla y León se les subvenciona con 1 euro al día para sus gastos de investigación y supervisar este gasto costará a los castellanoleoneses unos 974.000 euros. Teniendo en cuenta que la subvención total será de 1.200.000, esto significa que el proceso de gestión y administración de la subvención será del mismo orden que la propia ayuda que se destinará a financiar los gastos de investigación.

Por último, para tener cierta perspectiva de lo que supone esta subvención en el contexto de los presupuestos de la Junta de Castilla y León, se pueden establecer comparaciones con algunas partidas fácilmente comprensibles. Esta subvención será equivalente al 4,3% del gasto de la Junta de Castilla y León en material fungible de oficina o al 6,2% de las “gratificaciones” recogidas en los presupuestos generales de la Junta de Castilla y León para 2017.

A la vista de estos números surgen dudas sobre el sentido de esta convocatoria, el papel que juega la I+D en la política de la Junta de Castilla y León y las mejoras posibles en la gestión de los recursos públicos.

 

En Valladolid, a 4 de diciembre de 2017.

Luis Javier Miguel González

Leave a Reply