Entrevista a Carlos de Castro, Jorge Riechmann, Jordi Roca y otros en “El Escarabajo Verde” de TVE2, sobre población, crecimiento, desigualdad y sus límites (mayo 2012).

http://www.rtve.es/television/20120508/ciudadano-9-mil-millones/523006.shtml

 

A finales de octubre de 2011 nació el ciudadano 7 mil millones. Diferentes organismos internacionales como la ONU vaticinan que en 40 años llegaremos a los 9.000 millones. Hoy, nos preguntamos hasta cuándo va a seguir creciendo la humanidad. Y más todavía: ¿cabemos todos en un planeta de recursos finitos?

Un mundo cada vez más presionado en todos sus flancos y una población humana que no deja de crecer. Cada vez que la humanidad alcanza una cifra simbólica de habitantes: 5 mil, 6 mil, 7 mil millones… el dato se resalta en todos los medios.Pero a diferencia de antaño, cuando se citaba anecdóticamente casi a modo de celebración, el evento se destaca hoy como una noticia poco menos que catastrófica. Desde que la ONU agasajara con grandes fastos al ciudadano 6 mil millones, en el cercano 1999, las cosas han cambiado mucho. El 7 mil millones no tuvo fiesta en el organismo internacional,que se limitó a decir en boca de su presidente, Ban-Ki-moon, que este nuevo habitante nacería en un mundo lleno de desigualdades y contradicciones, “con alimentos en abundancia y millones de hambrientos, con lujosos estilos de vida, y millones de empobrecidos”.

Así las cosas, este suma y sigue imparable de terrícolas parece suponer la amenaza más temible para un planeta Tierra que ve agotarse a marchas forzadas sus recursos. Nos dicen que le hemos llevado a la extenuación y que el cambio climático, la desertización, los problemas con el agua y el resto de achaques emanan en buena parte de nuestra acción. Para dilucidar un poco si es tanto así y a los retos que deberemos enfrentarnos de seguir creciendo, “El Escarabajo Verde” ha elaborado un documental con la participación de expertos en diferentes áreas: economía, demografía, física aplicada al crecimiento, gestión del agua y hasta filosofía.

Parece claro que si somos tantos y tan voraces, el Planeta tiene serios problemas. Pero también que la voracidad va por barrios y mientras el primer mundo en un auténtico depredador de recursos, hay otros que apenas lo presionan, aunque al final también paguen la factura. Probablemente, encima, para ellos será más cara y les tocará pasar antes por caja. Aunque lo más sorprendente es que puede que no vayamos a crecer tanto ni tan rápido y que, quizá, el problema surja porque empecemos a ser demasiado pocos. Si hay un techo a partir del cual decreceremos es una de las muchas cuestiones que explicará este “Ciudadano 9 mil millones”.